Las cooperativas de consumo de Japón apoyan un programa de vacaciones para los niños de Fukushima

29 Sep 2015

Las cooperativas de consumo de Japón están llevando a cabo un programa de vacaciones para niños y sus familias de la región Fukushima. Más de 100.000 residentes japoneses fueron desplazados de sus lugares después del terremoto de 2011 y el tsunami que siguió. Las cooperativas estuvieron entre las primeras que respondieron el desastre, ofreciendo artículos de alivio para las áreas afectadas. También jugaron un papel importante en el proceso de reconstrucción.

El proyecto de recreación para los niños de Fukushima comenzó en 2012 como un programa conjunto liderado por la Unión de Cooperativas de Consumo de Fukushima, el Comité para Fukushima de UNICEF y el Instituto Investigación sobre la Reconstrucción después de Desastres de la Universidad de Fukushima.

El proyecto ofrece actividades para el fin e semana para los niños de edad de jardín infantil, un largo programa para los chicos de edad escolar y cursos especiales de fin de semana para niños de edad para escuela y programas de jardín infantil y guardería.

Debido al riesgo de exponerse a las radiaciones, muchos niños tienen que quedarse dentro de las casas o ponerse ropas especiales de protección. El programa de recreación ofrece la oportunidad de jugar al aire libre en un medio ambiental seguro.

A través de este programa pueden pasar fines de semanas con sus padres en hoteles cerca de aguas termales en las prefecturas de Fukushima, Yamagata y Miyagi. Los participantes también pueden compartir sus experiencias después de la catástrofe de 2012.

Más de 70.000 niños y sus padres han participado en el programa de recreación hasta el presente. El proyecto está financiado a través de donaciones por parte de grupos de apoyo, incluida la Unión de Cooperativas de Consumo Japoneses y el Comité de UNICEF para Japón.

Además, para responder a los efectos de la contaminación, la unión de cooperativas agrícolas de Fukushima ha trabajado en un proyecto con la Universidad de Fukushima para examinar la tierra. La iniciativa ha ayudado a los agricultores a verificar los niveles de contaminación radioactiva de su tierra y productos.

Las cooperativas japonesas han organizados varios eventos, incluido talleres sobre la prevención de desastres y la reducción del riesgo de desastres para preparar la comunidad para futuros problemas. También han distribuido manuales para los adultos y los niños con recomendaciones respecto a qué deben hacer en caso de desastres naturales.

Foto: niños que participaron en el programa de vacaciones

ÚLTIMAS NOTICIAS COOPERATIVAS