Las mutualistas de seguros se implican en la lucha contra el cambio climático

18 Jun 2020

Un gran número de cooperativas y mutualistas de seguros se encuentran al frente de la lucha contra el impacto del cambio climático.

Entre ellas, cabe destacar el trabajo realizado por la cooperativa de seguros sueca Länsförsäkringar, miembro de la Federación Internacional de Cooperativas y Mutuales de Seguros (ICMIF). Durante el primer trimestre de 2020, Länsförsäkringar aumentó sus inversiones verdes, sociales y otros bonos sostenibles en 3 mil millones de coronas suecas (310 millones de dólares estadounidenses).

De este modo, más del 10 % del capital gestionado por Länsförsäkringar se encuentra invertido en bonos sostenibles. 

«Las acciones de las inversiones verdes, sociales y otros bonos sostenibles parecen ser, actualmente, las más elevadas en la industria entre los administradores suecos, en relación con el capital total invertido, según nuestras propias comparativas», indicó Kristofer Dreiman, director de inversiones responsables.

La cooperativa de seguros espera poder aumentar la proporción de inversiones sostenibles y a favor del medioambiente y demostrar los efectos de estas inversiones. Para ello, está redactando informes sobre cómo contribuye su participación en los bonos sostenibles en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). «Los ODS a los que más hemos contribuido son el número 13: “Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”, seguido por el ODS número 11: “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”; y el número 7: “Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos”», añadió el Sr. Dreiman.

Hasta la fecha, Länsförsäkringar ha invertido 1200 millones de coronas suecas (120 millones de dólares estadounidenses) en bonos sociales en nombre de sus clientes, para la financiación de proyectos sociales en los países nórdicos, en Europa, en África y en otros países en vías de desarrollo.

Otro miembro sueco de la ICMIF, la cooperativa Folksam, invirtió recientemente 2500 millones de coronas suecas (260 millones de dólares estadounidenses) en un bono verde emitido por la agencia de financiación del gobierno sueco Kommuninvest. Esta cifra eleva el total de inversiones verdes del grupo Folksam a 30 000 millones de coronas suecas (3100 millones de dólares estadounidenses).

«La sociedad se encuentra en plena transición ecológica, dirigida, principalmente, por proyectos locales que afloran en distintas regiones y sectores. Esta inversión supone una contribución para los fondos de pensiones, con un beneficio doble, por un lado permite que la transición local siga expandiéndose y, por el otro, sigue alimentando el fondo de pensiones», indicó a la ICMIF Michael Kjeller, director general adjunto y director de gestión de los activos y de sostenibilidad.

Asimismo, Folksam ha invertido un total de 1700 millones de coronas suecas (170 millones de dólares estadounidenses) en bonos sociales para contrarrestar los efectos de la pandemia de COVID-19.

Pero, las inversiones financieras no son la única manera en que las cooperativas y mutualistas de seguros se enfrentan al cambio climático. En el oeste de Australia, la mutualista RAC WA, miembro de la ICMIF, está colaborando con la University of Western Australia (UWA) en un ensayo para probar un nuevo servicio de transporte multimodal respetuoso con el medioambiente, cuyo objetivo es ayudar al personal, a los estudiantes y a los visitantes a llegar al campus y desplazarse por este.

El servicio incluye una gama completa de opciones de transporte, entre las que se incluyen bicicletas, bicicletas eléctricas y coches compartidos, para ayudar al personal y a los estudiantes a desplazarse entre las aulas y entre las distintas facultades y a entrar y salir del campus cuando sea necesario.

Mark Weller, el director ejecutivo de RAC declaró que la oferta de distintas opciones de transporte permitía entender mejor la evolución de las necesidades de transporte en el oeste de Australia.

De acuerdo con el Sr. Weller: «Este ensayo de 12 meses de duración tiene como objetivo aliviar la congestión y los problemas de movilidad en el campus de la UWA. El estudio proporcionará información de gran valor sobre el modo de transporte de preferencia para los australianos del oeste del país, en concreto respecto a los desplazamientos universitarios.

«Como parte de nuestro objetivo de desarrollar comunidades sostenibles más conectadas y con una mejor calidad de vida, este ensayo supone una nueva oportunidad para RAC, ya que podremos explorar la evolución de la movilidad».

«Se trata de un importante paso hacia una mejor comprensión de los desafíos a los que han de hacer frente los australianos del oeste del país en el ámbito del transporte y la búsqueda de posibles soluciones».

Por otro lado, Alchmea, un miembro de la ICMIF de los Países Bajos, se ha comprometido a alcanzar la neutralidad climática total en 2030. Esta aseguradora ha activado recientemente 3200 paneles solares, instalados en el parking de la sede de la empresa en Apeldoorn.

«Los paneles solares del parking generan unos 925 000 kW/h al año, lo cual equivale al consumo de 250 hogares. También se han instalado 30 puntos de carga en el parking para los coches eléctricos, con una capacidad de carga simultánea de 700 kW», explicó Theo Peters, del centro de servicios de las instalaciones de Achmea.

El año pasado, Achmea también instaló un sistema de conexión para energía geotérmica y un «techo verde» en la terraza del edificio, en las oficinas de Tilburgo. Su marca, Centraal Beheer, se ha asociado con una reconocida empresa de paneles solares de los Países Bajos para ayudar a los clientes a informarse sobre los precios y sobre cómo instalar paneles solares en los tejados de sus casas. 

El director general de la ICMIF, Shaun Tharbuck, considera que este sector podría tener un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático. En un artículo publicado en el blog del sitio web de la ICMIF, el Sr. Tharbuck advertía que es necesario tomar acciones urgentes antes de llegar a un punto de no retorno.

«¿Podremos reaccionar colectivamente como el sector de las mutualistas también ante esta crisis, utilizando tanto nuestros activos como nuestras capacidades de suscripción para luchar contra la crisis climática, que es una plataforma que arde a fuego lento? Es un desafío que podemos y debemos asumir. De hecho, algunos miembros ya han pasado a la acción. ¿Podremos movilizar a todo el sector mutualista para luchar contra el cambio climático del mismo modo que hemos hecho para luchar contra la COVID-19 y demostrar de nuevo que las mutualidades podemos marcar la diferencia? Creo que es posible y espero que así sea».

ÚLTIMAS NOTICIAS COOPERATIVAS

03 Dic 2021

Queridos participantes,

La seguridad y el...

19 Nov 2021

Los supermercados cooperativos, propiedad de los mismos...

19 Nov 2021

Se ha publicado el último Informe de Actividades de la...