Las cooperativas de Asia y del Pacífico se unen a la lucha contra el cambio climático

19 Jun 2020

Las cooperativas de la región de Asia-Pacífico ponen en práctica acciones como la reducción de los residuos y del consumo de energía, la protección del medioambiente y la preparación de las comunidades para hacer frente a catástrofes naturales en la lucha contra el cambio climático. Estas acciones son realmente importantes, ya que el impacto del cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos afectarán especialmente a los países de esta región. Actualmente, seis de los diez países más afectados por fenómenos meteorológicos extremos están ubicados en la región de Asia-Pacífico. Asimismo, el 60 % de la población de la región trabaja en los sectores más expuestos al impacto del cambio climático. Si no se efectúa un cambio radical, en 2030, esta región emitirá el 48 % de las emisiones de CO2 de todo el planeta. 

¿Qué están haciendo las cooperativas para marcar la diferencia? A continuación presentamos algunos ejemplos de casos que muestran las acciones que están llevando a cabo las cooperativas en esta región para dar respuesta a los desafíos del cambio climático y las importantes contribuciones que están realizando para tratar uno de los asuntos más urgentes de nuestra época.

Australia

En Australia, el CBH Group se ha comprometido a reducir a cero los residuos que envía a los vertederos para el 2030 y a añadir en sus informes de rendimiento anuales información sobre las actividades sobre desarrollo sostenible en las que participa. Además, con el objetivo de proteger y fomentar la biodiversidad local, la cooperativa ha prometido reducir o compensar la pérdida de biodiversidad debido a sus actividades.

Tailandia

La Cooperative League of Thailand (CLT) ha iniciado el programa «Planta un árbol para ahorrar agua». Para animar a los miembros de la cooperativa a plantar árboles, utiliza el lema: Una cooperativa, un árbol. 

Fiyi

En 2011, ocho grupos de latifundistas, un colectivo de mujeres y un grupo de jóvenes del norte de Fiyi se unieron y fundaron la Drawa Block Forest Communities Cooperative (DBFCC), una cooperativa cuyo objetivo es la conservación de 4120 hectáreas de bosques tropicales, cuya fauna y flora locales se encuentran gravemente afectadas. Los latifundistas rechazaron sus derechos de explotación forestal a favor de proyectos de conservación y obtienen sus beneficios a partir de la producción y venta de miel y de las compensaciones de carbono. Generan 18 800 bonos de carbono al año y, su primera venta, en 2018, les aportó 9551 dólares estadounidenses. Sus objetivos son poder proporcionar las infraestructuras básicas necesarias a la población y cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. En 2013, la cooperativa obtuvo un reconocimiento a sus esfuerzos de conservación por parte de un programa medioambiental de la comunidad del Pacífico, que le otorgó el premio SPREP-SPC a la excelencia por la puesta en práctica de los principios de gestión de los ecosistemas insulares.

India

La Indian Farmers Fertiliser Cooperative (IFFCO) proporciona fertilizantes orgánicos sostenibles a sus miembros. Empezó con los fertilizantes biológicos y, actualmente, se centra en los nanofertilizantes. La cooperativa ha presentado Sagarika, un fertilizante completo creado a partir de algas. La utilización de este producto mejora la eficacia de los fertilizantes convencionales y ayuda a mejorar la calidad de las cosechas de manera respetuosa con el medioambiente. La cooperativa IFFCO también ha desarrollado una línea de fertilizantes respetuosos con el medioambiente bajo la marca Urban Gardens. Esta serie de fertilizantes ha sido creada por un equipo compuesto por expertos y jóvenes recién graduados y apasionados por la agricultura y su objetivo es fomentar, mantener y proteger la flora y los espacios verdes de las áreas urbanas. 

La IFFCO también se ha comprometido a reducir su consumo de energía mediante iniciativas alternativas y que implican el uso de energías renovables, y mediante la puesta en práctica de proyectos de ahorro energético en sus plantas productoras de fertilizantes.

La cooperativa ha prometido poner en marcha proyectos de repoblación de áreas forestales en un terreno yermo de 29 419 hectáreas. En 2020, la IFFCO ha dirigido una campaña de plantación de árboles de ámbito nacional con la que ha logrado plantar 700 000 nimbos de la India (Azadirachta indica) por todo el país. Estos árboles no requieren grandes cantidades de agua para crecer, ayudan a mantener los niveles de oxígeno y reducen la erosión del suelo. 

Japón

En 2018, la unión de cooperativas de consumo, la Japanese Consumers’ Cooperative Union (JCCU) se comprometió a reducir las emisiones de CO2 y sus cooperativas miembros han reducido las emisiones de CO2 en un 20 % respecto a los valores de 2013. Para lograrlo, han combinado la aplicación de distintas iniciativas, entre las que destacan el uso de energías renovables, el aumento de la generación de energía por parte de empresas cooperativas, mejoras en la eficiencia energética por parte de los locales empresariales, análisis y optimización de las rutas de transporte de los camiones y la reducción del uso de plásticos. La JCCU y sus cooperativas miembros también han estado trabajando en la producción y el uso de energías renovables. Como parte de los esfuerzos realizados para lograr una sociedad descarbonizada no dependiente de la producción de energía nuclear, la JCCU y otras 12 cooperativas de consumo del país se han fijado como objetivo proporcionar aproximadamente 400 millones de kWh al año de electricidad procedente de fuentes de energía renovables en 2030. Actualmente, las cooperativas de consumo ya disponen de plantas de generación de energías renovables, como plantas energía solar, generadores de eólica, biomasa y pequeñas empresas hidroeléctricas distribuidas por todo el país y generan un total de 180 millones de kWh de electricidad al año. 

Filipinas

La cooperativa Lamac Multipurpose Cooperative ha iniciado un proyecto de reforestación en una zona de 48 hectáreas en la que sus miembros han plantado 25 000 plantones de especies raras como Pterocarpus indicus (conocido comúnmente como narra). La cooperativa también ha creado un centro de residuo cero para el procesamiento del coco, en el que se transforma la piel del coco en fibra –que se utiliza como materia prima para fabricar cuerda–, la cáscara en carbón vegetal, el agua de coco en vinagre y la pulpa en azúcar de coco.

Otras cooperativas de la región también están comprometidas en distintas iniciativas para mejorar la resiliencia de la población local ante posibles catástrofes naturales. Por ejemplo, tras el devastador tifón Haiyan de noviembre de 2013, los supervivientes de la ciudad de Tacloban iniciaron la cooperativa PH-Haiyan. El objetivo principal de esta cooperativa de apoyo es reforzar la resiliencia de la ciudad de Tacloban ante futuras catástrofes naturales. Para ello, ayuda a mejorar las capacidades de los grupos más vulnerables, como los indigentes, los pescadores, las zonas urbanas más pobres y los agricultores para que puedan adaptarse a los cambios que implica una catástrofe natural. Asimismo, la cooperativa trata de reducir posibles futuros desastres mediante la protección del medioambiente y la repoblación de manglares por toda la costa para que actúen como barrera natural. También tratan de desarrollar sistemas de alerta precoz, talleres de preparación ante los desastres y formaciones para poder proporcionar ayuda y respuesta rápida. Por otro lado, en 2019 la cooperativa plantó más de 6000 árboles y, en 2018, participó en la organización de la conferencia de cooperativas de las islas Bisayas sobre la adaptación al cambio climático y la atenuación de estos cambios para solicitar la colaboración de las cooperativas convencionales en la prevención contra el cambio climático. Su intención es lograr que Tacloban se convierta en un modelo de resiliencia climática.

Sri Lanka

SANASA, la federación de cooperativas de crédito de Sri Lanka, ha mejorado la resiliencia ante los desastres naturales de sus sociedades miembros mediante el desarrollo de 10 000 zonas urbanas sostenibles, como parte de su proyecto «Lassana Lanka» (Sri Lanka bella). El objetivo es mejorar la resiliencia de 100 poblaciones ante las inundaciones, tsunamis, deslizamientos de tierra y terremotos. Como parte de este proyecto, el Ministerio de Medioambiente del Gobierno de Sri Lanka incluirá a 100 pueblos bajo su política medioambiental: Sri Lanka NEXT Blue-Green Era.

Corea del Sur

En la República de Corea, la federación cooperativa agrícola nacional, la NACF, incita a los agrícolas a contratar seguros ante los desastres naturales que afectan a las cosechas, con el objetivo de reducir el impacto de las pérdidas de cosechas debido a este tipo de desastres. Este proyecto cuenta con el apoyo del gobierno y la aseguradora NongHyup, que forma parte de la NACF, crea y comercializa los productos de seguros. En 2019, la NACF aprobó también un presupuesto para la restauración en caso de catástrofes, con préstamos sin intereses hasta los 385 mil millones de wones surcoreanos y otros préstamos para los materiales agrícolas de hasta 4 mil millones de wones surcoreanos. 

ÚLTIMAS NOTICIAS COOPERATIVAS

03 Dic 2021

Queridos participantes,

La seguridad y el...

19 Nov 2021

Los supermercados cooperativos, propiedad de los mismos...

19 Nov 2021

Se ha publicado el último Informe de Actividades de la...